DaRk hYpNoSiS*

“Let’s surf on the horizon To the moon were the world will look much clearer to me…”

| hAbLeMos De CinE: Funny Games U.S.| octubre 29, 2008

Hola ! Desde este indeciso estado temporal, les saludo a ustedes, pequeños observadores fugaces. Aquí estamos de nuevo, para derramar algunas letras saltarinas sobre este, nuestro pequeño blog espacial. ¿Empezamos?

Érase aquí: Érase una vez, en un mundo de celuloide y paredes blancas, una familia diferente a las demás -papá, mamá, hijo, perro grande y escandaloso-, una familia que se amaba, que sólo quería descansar en su simpática casa de verano, jugando trivias de movimientos de ópera y sintiendo el aire provocado por el aleteo de un ápatico palo de golf. Esta historia suena bien. Oh, y miren, llega un amable vecino a pedir unos huevos -por favor, si no es mucha molestia-. Oh, y vean, llega su pulcro y rubio amigo -Hola, soy Paul, por favor, sólo son cuatro huevos, no creemos que sea mucha molestia-. Ellos sólo quieren buenos modales. Ellos sólo quieren los cuatro huevos para poder irse de ahí, gracias de por medio. Bueno, en realidad, también quieren jugar.

Éste es el inicio para la fascinante película Funny Games U.S. de Michael Haneke, un retrato del alcance de la violencia,así como de los juicios internos y externos que implican su justificación (y en última instancia, su disfrute). Cuando vi el cartel de la peli, aparte de mi atracción por los tonos blancos en las imágenes y la limpieza de su composición, me atraparon dos factores: la participación de Tim Roth (junto con Oldman y Malkovich, de mis favoritos, con interpretaciones formidables en pelis como Vatel, Reservoir Dogs y Rob Roy) y la dirección de Haneke, cuya visión atrevida, cruda y en-tu-cara de La Pianista (basada en la novela de Elfriede Jelinek, deliciosa) y su desesperaaaante Observador Oculto (titulada originalmente Caché, sobre un acechador que envia a una familia una serie de grabaciones de sus propias vidas) prometía, cuando menos, una experiencia. Entonces, sabía que algo nos esperaría en esa sala oscura. Como dato curioso, cuando estábamos mi DHypnosis y yo esperando nuestros llenadores combos (mmmh, aunque apenas y tomé de mi cocacola durante toda la película), decíamos que sentíamos como si fuéramos a subirnos a una montaña rusa. Nada más cercano a la realidad.

Vamos a los hechos. De manera concreta, Funny Games U.S. es un remake cuadro por cuadro hecho en 2007 para el público americano, de la película de 1997, Funny Games, dirigida por el mismo Haneke. La historia centra su atención, como si de una puesta en escena se tratara, en apenas cinco personajes. Por un lado, George (Tim Roth), Anne (Naomi Watts) y el pequeño George Farber (Devon Gerheart), una familia de clase acomodada que busca pasar una semana en su casa de veraneo, jugando al golf con sus amigos, navegando en su catamaran de vela, y haciendo parrilladas con la cuñada de Anne. Por otro lado, Peter y Paul (también referidos como Tom y Jerry, o Beavis y Butthead, interpretados por unos sorprendentes Michael Pitt y Brady Corbet), un par de adolescentes sumamente educados, inteligentes y calculadores. La tensa interacción entre todos se sostiene cuando los adolescentes entran a la casa con dos objetivos: primero, pedir cuatro huevos y luego, torturar física y psicológicamente a la familia, para eventualmente, asesinarlos. ¿Por qué, se preguntarán? Por puro placer.

La película en sí es impecable, aunque no del todo fácil de ver. No me malentiendan, a pesar de lo que podrías esperar por el horrible título en español, la violencia gráfica directa es realmente mínima (por lo cual es apta para personas sensibles a ese respecto). A excepción de una escena (el por qué de toda la película, la afirmación-declaración que les aseguro recordarán más), todo el maltrato ocurre fuera de cuadro. Por lo tanto, el entretenimiento, el sadismo, la tensión, el contraste, se plantea a cuadro, tanto como por lo que sucede fuera de él. Los recursos que Haneke emplea te provocan una inmersión total en lo que está sucediendo en pantalla: tanto si tomas partido por uno u otro lado de los personajes, como si te enderezas en tu asiento para comprender lo que sucede o si tu corazón late fuertemente con la esperanza de que todo salga bien.

Curiosamente, como decía arriba, la película no es fácil de ver, pero por las razones que menos esperarías. ¿Es por su esencia de thriller? No ¿Acaso por su sutil y ácido humor negro? Tampoco ¿Quizás porque nos asusta lo que podamos identificar de nosotros mismos en alguno de los personajes? Mmh, quizás, pero no ¿Entonces,  es por el hastío levemente posmodernista de algunas secuencias largas? No, (¡esto no es nada! deberías ver Elefante, de Gus Van Sant en 2003) ¿Ah, por lo desgarradora, desesperante, intensa, asfixiante, de su trama? No, mejor te lo diré. Mejor no, sólo recuerda que cuando llegues a ese momento (sabrás cuando la veas), no lo descalifiques, mejor pregúntate ¿por qué pasa eso, quién soy yo en este juego?


Ay, preciosa !! Debes amarme mucho para confiar en mi y entrar conmigo a ver estas cosas raras! jaja, pero nos divertimos mucho y la conversación despues de la peli estuvo deliciosa ! Te Amo, te amo mucho y me emociona pensar las pelis raras que nos faltan por ver ! Mua !

Anna: “¿Por qué no simplemente nos matas?”

Peter: (Sonriendo) “No puedes olvidar la importancia de la diversión“.